Bloques de fabricación industrial VS bloques de fabricación casera.

¿Cuál es la diferencia?
Marzo 19, 2020

Muchas veces, no se tiene en claro cuál es la verdadera diferencia entre los bloques de fabricación industrial, de primera marca y los bloques  de fabricación casera.

El público en general, y a veces, algunos constructores, creen que, al adquirir  bloques de primera línea, solamente está pagando la diferencia por la marca, o está comprando bloques que sólo le ofrecen una mejor terminación estética, aspecto que no se tendría muy en cuenta si se va a construir muros que después van a ser revocados.

Entonces, muchas veces se piensa si, tal vez, no convendría comprar bloques de fabricación casera, que, por lo general, tienen un precio más barato.

Para tener bien en claro cuál es la verdadera diferencia entre  bloques de primera marca y bloques de fabricación casera se deben ver los siguientes puntos generales: 

  1. En primer lugar: Los bloques de fabricación industrial conforman la unidad de un sistema constructivo racional que brinda la posibilidad de ahorrar hasta un 20% en el costo final de la obra.
  2. La resistencia y calidad de un bloque fabricado industrialmente es mayor.

En cuanto al sistema constructivo racional, el ahorro del 20% se logra si se respetan sus pautas y se utilizan todas las piezas del mismo, como ya lo hemos explicado en otras publicaciones, lo que haría que, al final de cuentas, los bloques de primera marca, resulten siendo más económicos que los de fabricación casera.

Pero, si a los bloques de hormigón de primera marca se los utiliza como si fueran, sólo otra opción de mampuestos y nada más; como lo son los ladrillos comunes o los ladrillos cerámicos, obviamente, no se va a poder aprovechar las ventajas que ofrece este sistema constructivo.

Por otro lado, también está la creencia de que los bloques de hormigón no ofrecen posibilidades de lograr construcciones atractivas, desde el punto de vista arquitectónico, limitando su uso sólo a la construcción de galpones, muros perimetrales de algún predio de depósito, etc., entonces, siguiendo ese criterio, se busca la opción más barata cuando, en realidad, este sistema constructivo permite todo tipo de juego volumétrico y belleza de diseño cuyo límite, solamente es la imaginación del proyectista, pudiendo lograrse construcciones de gran valor arquitectónico.

Ahora bien, ¿por qué con los bloques de fabricación casera no se podría construir siguiendo las pautas de este sistema constructivo y, por lo tanto, poder aprovechar sus ventajas?

 

  • Primero porque, prácticamente nadie que fabrique bloques en un predio, sin el equipamiento necesario, tiene la disponibilidad de los diferentes moldes para fabricar todas las piezas, las cuales, evitan cortes innecesarios, que es una de las principales características de este sistema, permitiendo así, disminuir al mínimo el desperdicio de material.

 

  • Segundo porque, es imposible lograr la misma resistencia sin el equipamiento de última generación con el que cuenta una planta fabril de primera línea, como la de Tensolite, por ejemplo, para la fabricación de los bloques Tensoblock.

 

Y ¿por qué es imposible lograr la misma resistencia?

Para explicarlo mejor, tomemos como ejemplo el producto: ”Hormigón Elaborado”. Como todo sabemos, este hormigón se dosifica perfectamente en planta con todos los controles de calidad y, para poder evaluar y confirmar que, el mismo, tenga los requerimientos de resistencia que se exige, se elaboran probetas. 

Dichas probetas deben ser confeccionadas cumpliendo con un determinado procedimiento, de llenado, compactación y curado, para que, al ser ensayadas, el resultado sea representativo de la calidad del hormigón.

¿Qué sucede si las probetas están mal llenadas, mal compactadas o mal curadas? Es casi seguro que van a dar una resistencia mucho menor a la que tiene el Hormigón Elaborado. Pero, el producto es el hormigón y no la probeta.

En el caso de los bloques, el producto es la probeta. ¿Qué significa esto? Que, quizás, un fabricante de bloques caseros pueda dosificar correctamente el hormigón con el que se los va a elaborar, pero, al no contar con los equipos de vibración de alta potencia, como son los equipos con los que cuenta Tensolite para la compactación de sus Tensoblock, sus bloques van a ser mucho más porosos.

Además, sus condiciones de curado no van a ser las mismas porque, por lo general, los bloques de fabricación casera son compactados en pistas que están a la intemperie, o a lo sumo, protegidos del sol mediante una media sombra, pero no cuentan con la tecnología de curado a atmósfera controlada, que poseen las fábricas líderes, como es el caso de Tensolite.

Por todo esto, es imposible que los bloques de fabricación casera tengan una resistencia adecuada para que, por ejemplo, en el caso de los bloques de 20, se pueda construir las columnas y vigas por el interior de los mismos, siendo ésta, una de las más importantes ventajas que ofrece el sistema constructivo de bloques de hormigón, puesto que, dicha ventaja, permite un gran ahorro de cemento, áridos y acero, además de eliminar la tarea de encofrado.

Finalmente, es importante remarcar que los bloques de primera marca, como son los Tensoblock, cuentan con el certificado de la Asociación Argentina del Bloque de Hormigón, lo que significa un respaldo de garantía de calidad. 

 

Gustavo Peralta, Asistente técnico de Tensolite y Vicepresidente de la AABH

 

Etiquetas en esta nota
tensoblock bloques hormigon bloquesdehormigon
Compartir
Noticias Relacionadas

¿Dónde conseguir Tensoblocks Livianos?

Conocé todo sobre nuestros Tensoblocks Livianos

Nueva Línea de Bloques Livianos

Viguetas y bovedillas: La mejor forma de trabajar juntos

¿Por qué es mejor construir con bloques de hormigón?

Ver más noticias

Comunidad Tensolite

Seguinos en las redes sociales. Participá de sorteos y mantenete actualizado con nuestras novedades.

Newsletter

Recibí información especializada de la industria de la construcción y de Tensolite: Videos instructivos, novedades del sector, grandes ofertas, y mucho más.

Suscribirse