T 180 Autoportante
VIGUETA T 180
Las viguetas autoportantes tienen la particularidad de que son aptas para soportar cargas por sí solas. Esto significa que se puede reducir y, hasta cierto punto, eliminar el apuntalamiento provisorio que requeriría cualquier otro sistema de losas.

SERIE A
de 3,00 m. a 3,40 m
Largos variables cada 20 cm.
SERIE B
3,60 m. / 4,20 m.
Largos variables cada 20 cm.
SERIE C
4,40 m. / 4,80 m. / 3,80 m.
Largos variables cada 20 cm.
SERIE D
5,00 m / 5,40 m.
Largos variables cada 20 cm.
SERIE E
5,60 m./10,80 m./ 4,60 m.
Largos variables cada 20 cm.
Manipuleo en obra

Se debe levantar la vigueta tomándola siempre por ambos extremos y en posición tal que las alas queden hacia abajo.
NUNCA se trasladarán viguetas en posición recostada lateralmente ni en posición invertida, ya que puede originar fisuración o rotura. No se deben transportar viguetas con extremos en voladizos mayores a 0.80m. La rotura de viguetas produce la pérdida de la precompresión, haciendo inutilizable la vigueta.

Apuntalamiento

Es muy importante realizar un buen apuntalamiento. En este sistema la reducción en la cantidad de puntales implica una sobrecarga sobre los mismos. Es por este motivo que los largueros superiores deberán ser como mínimo dobles apareados de 3”x3” de madera en buen estado.
Los puntales tendrán una separación máxima de 1 metro a lo largo de la línea, apoyados sobre soleras de 3”x3” para distribuir correctamente la carga sobre la estructura de apoyo. Será responsabilidad de la Dirección Técnica de Obra la correcta rigidización lateral y vinculación de las líneas de apoyo en ambas direcciones para evitar desplazamientos durante el proceso de hormigonado.

NUNCA se deben utilizar ladrillos ni bloques como base de los puntales. Si los puntales apoyan directamente sobre el terreno, se evitará el hundimiento de los mismos colocando debajo tablas para la distribución de cargas. Previo al hormigonado de deberá verificar el correcto estado de apuntalamiento.
Colocación

Las viguetas deberán apoyar como mínimo 10 cm en muros de mampostería y 8cm en tabiques y vigas.
La separación entre viguetas se fijará colocando 1 bovedilla entre los extremos de dos viguetas consecutivas, procediendo luego a colocar las bovedillas internas. Se pondrán tablones para el tránsito de operarios.
Limpieza y mojado

Una vez colocadas todas las bovedillas, se procederá a la limpieza de la superficie superior expuesta a los fines de eliminar rastros de tierra, cal u otras sustancias que podrían impedir una buena adherencia de la capa de compresión.

Se aconseja armar la capa superior con una malla electrosoldada de 4.2mm de diámetro cada 15cm. Esta armadura permite la distribución transversal de carga entre viguetas y absorbe esfuerzos originados por dilataciones.

Antes de proceder al hormigonado de la capa de compresión se deberá mojar con abundante agua la superficie de las bovedillas y viguetas para lograr una óptima adherencia.
Hormigonado

La capa de compresión podrá ser de 4 ó 5cm de espesor.
Se utilizará un hormigón de 170 kg/cm2 de resistencia mínima a la compresión.
En caso de dosificar los materiales por volumen, se podrán utilizar las proporciones 1:2:3 (cemento ‐ arena ‐ ripio). El tamaño máximo del agregado no será mayor a 2cm. La cantidad de agua para la preparación será sólo la necesaria para lograr una buena trabajabilidad, permitiendo el buen llenado de todos los intersticios entre viguetas y bovedillas. La relación agua / cemento no debe ser mayor a 0.50 en peso. Se debe tener en cuenta que el exceso de agua en la mezcla reduce notablemente la resistencia final del hormigón.
La compactación del hormigón se podrá realizar en forma manual o por vibración.
Curado

Después de hormigonada la capa de compresión, se deberá proteger la losa de la acción directa del sol, manteniéndola húmeda por lo menos durante los primeros 7 días para lograr un buen curado..
Desapuntalado

En condiciones normales, y habiéndose comprobado el endurecimiento del hormigón, se procederá a desapuntalar la losa a los 20 días como mínimo.
PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es una vigueta autoportante?

Las viguetas pretensadas autorresistentes o autoportantes son elementos precomprimidos con capacidad para soportar solicitaciones de flexión durante el hormigonado de la capa superior de hormigón. Este mismo elemento conformará luego la armadura de tracción del forjado resultante.

¿Cómo varía su resistencia?

La resistencia de las viguetas varía según la cantidad de armadura y excentricidad de las cargas de pretensado, diferenciándose de esta forma las series de producción standard que se adecuan a los requerimientos de cálculo. A su vez, se pueden colocar viguetas en arreglo doble para incrementar la capacidad de carga del forjado (ver esquema).

¿En qué se diferencian de las viguetas semirresistenes?

Las viguetas autorresistentes o autoportantes tienen la particularidad de que son aptas para soportar cargas por sí solas. Esto significa que se puede reducir y, hasta cierto punto, eliminar el apuntalamiento provisorio que requeriría cualquier otro sistema de losas.

FÁBRICA TUCUMÁN:
+54 381 4372215
Ruta Nac.9, Km 1298
4101 Tafí Viejo, Tucumán.

FÁBRICA CÓRDOBA:
+54 3572 421343
Ruta Nac.9, Km 666
5960 Río Segundo, Córdoba.

tensolite@tensolite.com.ar
tensolite.com.ar